22 julio 2008

HIDROCEFALIA, UN MAL QUE PODEMOS CORREGIR



Es una condición caracterizada por la acumulación excesiva de liquido en el cerebro, el cual esa llamado “liquido cefalorraquídeo (LCR)”. Esta enfermedad puede hallarse al nacer, en niños pequeños, y hasta en adultos. Cuando por algún motivo, la cantidad de líquido aumenta dentro del cerebro, se produce un incremento del tamaño de los ventrículos cerebrales y de la presión dentro de la cabeza.

Los Síntomas

- Aumento del tamaño de la cabeza
- Vómitos, sueño, irritabilidad
- Desviación de los ojos, convulsiones
- Visión borrosa, visión doble
- Trastornos al caminar
- Bajo desarrollo

Frecuencia de la enfermedad

Se calcula que aproximadamente un niño de cada 500 desarrollan la enfermedad. En países como el nuestro, cada año, se diagnostican cientos de nuevos casos, que de no ser detectados y tratados a tiempo, pueden ocasionar a los pacientes lesiones graves y permanentes, e incluso la muerte.

Diagnostico y tratamiento
Este mal, se diagnostica mediante una evaluación por un especialista y con la ayuda de exámenes que confirman la existencia de la enfermedad.

El tratamiento tiene como finalidad disminuir la cantidad del liquito acumulado, mediante la colocación de una válvula de derivación. Este es un sistema de drenaje que actúa llevando el exceso de líquido del cráneo, hacia otra parte del cuerpo, donde es drenado de forma natural. Esta válvula se coloca en el interior de la cabeza del paciente, en una cirugía realizada por un médico especialista.

Prevención 
- Control médico durante el embarazo
- Tomar acido fólico
- Control de crecimiento del niño
- En caso de fiebre, llevar al niño al pediatra

Reacciones:

0 comentarios: