02 noviembre 2005

LA ANDROPAUSIA

Llamamos Andropausia al proceso por el cual las capacidades sexuales del hombre van declinando con la edad, a la par de otras funciones orgánicas. Así como la mujer tiene su menopausia que conlleva a no poder engendrar más, el hombre va perdiendo potencia sexual; pero, en este caso, sin ciclos tan marcados ni pérdidas tan abruptas. La actividad sexual del varón no está atada a periodos regulares como en el caso de la mujer, pudiendo engendrar en cualquier momento por la constante producción de espermatozoides. Tampoco presenta un punto límite preciso, como lo es la menopausia para ella. Un hombre puede, así, tener la capacidad de procrear aun hasta muy avanzada edad. En algunos hombres esta función puede mantenerse hasta pasados largamente los 70 años, dependiendo de cada caso. Por ello, muchos consideran que el término andropausia (pausia, del griego, cesación, corte) no es correcto. Tampoco lo sería, entonces, climaterio masculino (del griego, escalón, refiriendo a un cambio de estadio), ya que no se produce un cambio abrupto y puntual, sino más bien progresivo.

Cambios y Sintomas
Los cambios y síntomas que puede provocar la Andropausia pueden presentarse no sólo como referidos directamente a la función sexual. También afectan el plano anímico, pudiendo provocar irritabilidad, desasosiego o incluso una tendencia a la depresión. Pueden ser responsables también de alteraciones en la convivencia, dependiendo de cómo se adapte la pareja a procesos tan distintos como la meno y la andropausia, luego de compartir su sexualidad durante décadas.

Entre el universo de síntomas que podemos observar en los varones que cursan este proceso, cerca de la mitad de la población masculina hacia los 60 años puede presentar algunas de estas alteraciones:

• Hipogonadismo: disminución natural y progresiva de la función testicular, con descenso progresivo de la testosterona.

• Declinación de la calidad seminal y la capacidad fecundatoria. La eyaculación presenta menor volumen y proyección.

• Declinación de la erección debido a una pérdida más rápida de la vasocongestión genital. Hay mayor necesidad de estímulos físicos y la excitación requiere más tiempo.

• El orgasmo sufre modificaciones, volviéndose menos intenso y de menor duración.

• Menor producción de otras hormonas, como la del crecimiento (somatotrofina producida en el hipotálamo) y la secreción de las glándulas suprarrenales (noradrenalina y adrenalina y corticoides, conjunto que tiene un papel central en la respuesta orgánica al estrés).

• Ginecomastia, es decir, agrandamiento de las mamas.

Reacciones:

1 comentarios:

Kandy dijo...

ay, chichí, eso está muy interesante! y eso dizque que el hombre estaba más "activo" con el tiempo... patrañas!