14 abril 2011

TRASTORNOS MENTALES


El Manual de Diagnóstico y Estadística, en su cuarta edición (The Diagnostic and Statistical Manual - IV), un manual publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría que se utiliza para diagnosticar todas las enfermedades mentales, define los trastornos de la personalidad como los patrones de experiencia y de comportamiento que son drásticamente diferentes de la norma.
Con el fin de garantizar un diagnóstico de un trastorno de la personalidad, la persona debe mostrar patrones de conducta desviada en al menos dos de las áreas del pensamiento, el estado de ánimo, las relaciones personales y control de los impulsos. Hay diez trastornos de personalidad identificados actualmente. Estos trastornos se agrupan en tres clases principales, o grupos.
La Categoría A incluye los trastornos paranoide, esquizoide y esquizotípico, identifica trastornos de la personalidad extraña o excéntrica. Por ejemplo, el trastorno paranoide de la personalidad se caracteriza por sentimientos persistentes de desconfianza y la sospecha en contra de otros. Una persona con este trastorno puede experimentar constantes sospechas injustificadas, piensa que otros están planeando engañarlo a él o ella.
El trastorno esquizoide de la personalidad se define por el desprendimiento y la falta de interés en las relaciones con los demás. Un individuo con este trastorno puede preferir actividades solitarias y alejarse emocionalmente de los demás. Del mismo modo, el trastorno bipolar esquizotípico se caracteriza también por una necesidad de aislamiento, también incluye creencias extrañas o no convencionales. Por ejemplo, una persona con trastorno esquizotípico puede creer que él o ella tiene poderes mágicos.
En el segundo grupo de trastornos de la personalidad, también conocido como Categoría B, se encuentran los trastornos dramáticos y emocionales. Trastorno de personalidad de conducta antisocial, que se caracteriza por una aparente indiferencia por la seguridad y los sentimientos de los demás. Conocido en otra época como sociópata, una persona con trastorno antisocial puede incurrir en conductas delictivas o imprudentes, además tiene poca o ninguna consideración por la ley.
El trastorno de límite de personalidad es el segundo miembro de los trastornos de personalidad Categoría B, se representa por un sentido inestable de impulsividad propia, y una tendencia estricta "negro y blanco" a la hora de pensar y racionar. Las personas diagnosticadas con este trastorno suelen tener antecedentes de relaciones inestables e involucrarse en conductas autodestructivas como la auto-mutilación, el gasto imprudente, o comer en exceso.
Por otro lado, el trastorno histriónico de la personalidad, por el contrario, se caracteriza por la extrema teatralidad y una necesidad constante de ser el centro de atención. El último de los trastornos de la personalidad del clúster B es el trastorno narcisista, que es indicado por una idea exagerada de su propia importancia y derecho.
Los otros tres trastornos de la personalidad se describen en la categoría C. Estos trastornos se clasifican como miedo o ansiedad. Por ejemplo, una persona con trastorno de personalidad por evitación puede tener tanto miedo de la crítica o el rechazo que él o ella se retira de las situaciones sociales.
El segundo de los trastornos de la personalidad de miedo y ansiedad se conoce como trastorno de personalidad dependiente. A diferencia de los pacientes con trastorno de personalidad por evitación, un individuo con trastorno depresivo es intensamente dependiente de los demás, se siente incómodo cuando está solo, y puede tener dificultad para tomar decisiones sin la aprobación o el asesoramiento de los demás.
Por último, el trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo se caracteriza por una preocupación por las listas y el orden, a menudo hasta el punto que interfiere en sus relaciones interpersonales.
Aunque muchas personas experimentan patrones de comportamiento que son característicos de trastornos de la personalidad, un trastorno de la personalidad sólo puede diagnosticarse si estos patrones son lo suficientemente fuertes como para interferir drásticamente con la vida diaria de un individuo.
Muchos trastornos de la personalidad tienen gran cercanía con otros trastornos psicológicos. Por ejemplo, no es raro que una persona con trastorno de personalidad por evitación también pueda presentar síntomas de depresión bipolar o trastorno de ansiedad.

Reacciones:

0 comentarios: