14 diciembre 2010

ONICOFAGIA, EL PORQUE DE COMERNOS LAS UÑAS


Comerse las uñas es un problema que afecta a muchas personas a nivel mundial, frecuentemente a aquellas que sufren de algún tipo de nerviosismo o ansiedad. Esto hasta el punto de llegar a auto-producirse lesiones y perdida total de la misma. Este hábito es conocido como onicofagia y es considerado una autoagresión producto de la ansiedad, estrés y depresiones por lo que no se cura con castigos físicos sino con terapia psicológica.

Los motivos para comerse las uñas pueden ser de diversa índole y están relacionados con estados de nerviosismo, timidez, estrés e incluso de inseguridad o falta de autoestima. El comerse las uñas es considerado un hábito patológico que incluye negativamente en la estética de las manos, boca y dientes.

La palabra onicofagia viene del griego "onyx" que significa uña y "phagein" igual a comer, definiéndose como una costumbre de comerse o roerse las uñas con los dientes, provocando heridas en los dedos, labios y encías, así como el desarrollo de diferentes infecciones.

Recomendaciones para la solución del problema
Para dejar de comerse las uñas lo más importante es estar decidido a dejarlo. Como en el caso del alcoholismo, nadie puede ayudar a otra persona si no está decidida y tiene la voluntad de dejarlo. Entre los pasos que se recomiendan para acabar con la onicofagia el primero es analizar cómo y porqué nos comemos las uñas. Se debe prestar mucha atención a detalles, es decir, a cuando iniciamos con los mordisqueo, para así, estar seguro que nos provoca hacerlo. El segundo paso implica un intento de autocrítica previo al proceso de cura y una toma de conciencia de que tenemos un problema que queremos solucionar.

Una vez estemos abiertos a esta situación real, los métodos para curarnos pueden ser de los más variado, aunque lo principal es mantenernos los dientes y nuestra boca ocupados.

Para aquellas personas que son especialmente nerviosas resulta muy recomendable realizar ejercicios de relajación y respiración que ayuden a calmar la posible ansiedad que provoca el hecho de privarse de un habito adquirido desde años.

Mientras se está intentando curar la onicofagia puede ayudar el hecho de arreglarse las uñas por medio de alguna sesión de embellecimiento que de paso ayudar al crecimiento natural de las uñas. Esto de alguna forma evitara el mordisquearse.

Reacciones:

0 comentarios: