24 octubre 2008

ARROZ EN LA DIETA BÁSICA

El arroz constituye el alimento básico de los dominicanos. El consumo per-cápita de este producto se calcula entre 45 a 50kg. Conjuntamente con la habichuela y la carne forman el plato nacional conocido como “la bandera dominicana”.

Este alimento posee grandes ventajas, como son su nivel nutricional, agradable sabor, fácil preparación y variedad en la elaboración de platos, sin embargo, se puede decir que una razón poderosa para el consumo masivo de este producto, es su costo, con relación a otros de la canasta familiar.

Bondades del arroz

Este cereal es una fuente de energía muy valiosa. Rico en hidratos de carbono, proporciona unas 350 calorías por cada 100gr. Estos hidratos se transforman en energía necesaria para suplir el desgaste que el organismo tiene por su propio metabo9lismo por los esfuerzos que realiza en diversas actividades diarias. Además, este tipo de energía se genera con bastante rapidez y se mantiene durante mucho tiempo, de manera que el organismo puede encontrarse saciado durante unas cuantas horas después de ingerirlo.

El arroz suministra glucosa a la sangre de una manera controlada, lo que mantiene los niveles de azúcar en la sangre constantes. Esto permite que este alimento sea adecuado para los diabéticos. La fuente principal de energía es el almidón o fécula, la parte blanca del arroz o lo que queda del grano después del descascarillado (arroz blanco).

El arroz tiene, además, las características naturales propias de los cereales: vitaminas, hidratos de carbono, proteínas, fosforo, magnesio, etc., por no mencionar la fibra alimentaria, que ayuda a reducir el riesgo de cáncer de colon y de mama y mejora la calidad de la microflora intestinal.

Consumir arroz ayuda al individuo adaptar de forma más precisa su ingesta alimentaria a sus necesidades reales, evitando sobrepeso innecesario por su poder saciante.

¿Arroz blanco o integral?

Tanto el arroz blanco como el integral proporcionan proteínas en una proporción semejante, un poco mayor en el arroz integral. Comparado con el resto de cereales, contiene un nivel inferir de proteínas y de grasas.

El arroz, a diferencia de otros cereales, no contiene gluten. Por este motivo, su uso es muy adecuado para los que presentan alguna enfermedad celiaca que presentan incompatibilidades a este componente. También para aquellos que presenten un colon irritable, a los cuales la ingestión de alimentos con gluten empeora los síntomas.

Ahora bien, si se trata de una mayor eficacia en la obtención de fibra, la selección debe ser el arroz integral, dado que la mayor parte de la fibra se concentra en las capas externas del grano formadas pro celulosa. La celulosa no puede ser digerida y se expulsa al exterior arrastrando los productos de desecho del intestino. Así, mientras 100gr de arroz integral contienen aproximadamente 1 gr. de fibra. Esta proporción es 10 veces menor cuando hablamos de arroz blanco. Para aquellas personas proclives al estreñimiento es mejor comer arroz integral.

El arroz integral es rico en vitaminas, minerales y oligoelementos que se pierden con el descascarillado, dado que estos principios se encuentran en el germen o embrión y una capa llamada aleurona, que envuelve el almidón. El germen de arroz integral es rico en vitaminas del grupo B, especialmente tiamina o vitamina B1, la riboflavina o vitamina B2, y la niacina o vitamina B3.

Una dieta rica en arroz integral puede ser perfectamente recomendada para aquellas personas que posean un exceso de peso y decidan hacer dieta del adelgazamiento. Su poco contenido en grasas, su elevado contenido en potasio y su baja proporción de sodio lo hacen ideal para eliminar el agua sobrante del organismo y colaborar en aquellos regímenes en que se quiera perder peso.

¿Cómo cuida nuestra salud el arroz integral?

- Mejora el tránsito intestinal y contribuye a prevenir y tratar el estreñimiento.

- Ejerce un importante papel en la prevención del cáncer, en especial cáncer de colon, ya que las partículas responsables del desarrollo de esta enfermedad (carcinógenos) son arrastradas junto con las heces, lo que disminuye su permanencia y tiempo de contacto con el revestimiento del intestino.

- La saciedad que produce el consumo de alimentos ricos en fibras evita la ingesta de otros alimentos más calóricos, un aspecto importante en las dietas de adelgazamiento y como medida preventiva frente a la obesidad.

- Ayuda a reducir los niveles de colesterol, y por lo tanto, el riesgo de enfermedades cardiacas.

- La vitamina E, además de proteger las membranas celulares del sistema nervioso, los glóbulos rojos, las células musculares y el sistema cardiovascular, ejerce un efecto antioxidante capaz de frenar la acción de los radicales libres, que están implicados en la aparición de diversas enfermedades.

Reacciones:

0 comentarios: