03 septiembre 2008

DROGADICTO, COMO IDENTIFICARLO

Detectar los síntomas que revelan la presencia de una persona adicta, con la intención de presentarle la comprensión y ayuda adecuada es un deber de la sociedad, la familia y el mismo Estado.

¿Cuáles síntomas y cambios en la persona manifiestan que está usando drogas? Cabe citar los siguientes:

- Cambios de personalidad

Entre los signos que pueden revelar la presencia de consumo de droga en una persona están los cambios de personalidad. Dependiendo del tipo de drogas serán los cambios en la personalidad, ya que algunas son depresoras y otras estimulantes del Sistema Nervioso Central.

Según el tipo de sustancia el usuario puede pasar de momentos de depresión a situaciones de euforia, puede sentir también angustia por la falta de sustancia o la manifestación de algún sentimiento guardado y que aflora al estar bajo el efecto de la droga.

- Cambios anímicos en general

En los adictos generalmente se produce el abandono de sus responsabilidades, descuido o deserción escolar o de los estudios.

Se pierde el interés en las actividades acostumbradas, en los deportes y hobbies. Se produce el síndrome amotivacional, al no encontrarse motivación en ninguna actividad acostumbrada y comienza un proceso de aislamiento de la familia.

Se establecen entonces uniones sospechosas con nuevos amigos y compañeros, generalmente de la misma edad, abandonándose los amigos que siempre se han tenido, por otros que consumen. Se inician también cambios de costumbre y de hábitos como consecuencia de las nuevas amistades y “actividades”.

- Actividades extrañas

Quien está utilizando drogas realiza salidas permanentes del hogar para compartir con sus nuevos amigos, y conseguir las drogas. Se hacen salidas misteriosas y a horas no comunes. Se comienza a mentir con relación a sus actividades o simplemente a no comunicar que hace y se reciben llamadas telefónicas de personas desconocidas.

Con el uso de las drogas aumentan los conflictos y peleas en el seño de la familia y con los demás, creándose así una excesiva hostilidad.

Aparecen signos sospechosos como ojos enrojecidos, alteraciones en el apetito y descuido en el cumplimiento de los deberes, distracción frecuente y risas sin sentido. Se percibe la presencia de instrumentos necesarios para el consumo de drogas, envases de medicamentos. Surgen actitudes y actividades antisociales, mentiras, robos, etc.

- Conflictos económicos en el hogar

Es frecuente la desaparición de objetos en la casa de un(a) joven que comienza a usar drogas.

Desaparecen objetos, al principio no de tanto valor económico, pero poco a poco el valor va creciendo. A veces las personas adictas inventan que las asaltaron y les robaron dinero u objetos de valor, todo para comprar las drogas, que no son gratuitas.

Los gastos en drogas aumentan cada vez más debido sobre todo a que las sustancias narcóticas producen tolerancia, es decir, poco a poco se va necesitando de dos cada vez más altas para lograr el mismo efecto, lo cual implica más gastos.

- Cambios en la propia persona y en la higiene

El consumo origina cambios en los hábitos de higiene y en la apariencia personal, que se expresa en un descuido en la ropa y en la forma de vestir y en el aseo personal.

Se comienza entonces a utilizar anteojos oscuros, aunque no haya exceso de luz, para disimular los signos externos del consumo. Se utilizan camisas mangas largas incluso en días muy calurosos.

El cuerpo deja sentir con frecuencia mal olor, se siente aliento alcohólico, apariencia de borrachera, se confunden los días, las horas y los lugares. Se sufren crisis de miedo y temor exagerado.

Se perciben además otros cambios en la persona como atontamiento, falta de coordinación en los movimientos, forma de hablar “estropajos”, temblores, lenguaje incoherente, alucinaciones, alteraciones en el peso.

Además de estos signos, podrían encontrarse otros que relevan el consumo de droga, ya que la adicción desfigura totalmente la personalidad.

Reacciones:

0 comentarios: