08 septiembre 2008

BASTA YA DE COMER UÑAS

La onicofagia es el nombre científico que se le da al hábito de comerse las uñas. Es un trastorno que suele presentarse en la infancia y adolescencia y debe tratarse con tiempo para evitar que esta costumbre se enfatice o haga crónica. “Es cada vez más habitual recibir gente adulta con este trastorno. Los padres no le dan importancia al problema y por eso se arrastra hasta la adultez, cuando ya es imposible que se revierta. Se puede controlar siempre y cuando el paciente tome conciencia de lo que está ocurriendo y quiera enfrentar las causas. En muchas ocasiones estos adultos comenzaron con este vicio de pequeños al ver a sus propios padres morderse las uñas, es ya un hábito incorporado naturalmente. En la mayoría de las ocasiones se debe a trastornos de ansiedad, nerviosismo y baja autoestima. Todo esto se puede tratar siempre y cuando se haga a tiempo”, aconseja la psicóloga argentina Sofía Sánchez Martí. Siempre es recomendable consultar con un especialista ya que si el hábito se agrava se pueden ocasionar heridas en las uñas.


Incidencia
Aunque en muchos casos perdura hasta la edad adulta, la mayor incidencia de este mal hábito se da en la pubertad. Es más común en el sexo masculino que en el femenino, y ocurre con la siguiente frecuencia:
· 44% de adolescentes
· 28% al 33% de niños entre 7 y 10 años
· 19% al 29% de adultos jóvenes
· 5% de adultos mayores.

Efectos negativos
Morderse las uñas puede resultar en el transporte de gérmenes que se ocultan bajo las uñas a la boca o viceversa, llevando a la hinchazón del dedo y en casos extremos pus.
El mordedor compulsivo de uñas puede estar tentado a comer no sólo ésta sino también la cutícula y la piel de alrededor, provocándose heridas por donde sufrir infecciones oportunistas micróbicas y virales.
Dañarse la piel o uñas puede llevar a la ansiedad por la apariencia de las manos.
El hábito crónico de morderse las uñas es perjudicial a largo plazo para la sustancia adamantínea frontal de los dientes, aumentando la caries en las zonas afectadas.

Características de la onicofagia
- Se presenta cuando hay estrés, ansiedad y nerviosismo.
- Se asocia también al aburrimiento, al hambre y a la inactividad.
- Se relaciona con casos de timidez, frustraciones acumuladas y baja autoestima.


Trucos para no comerse las uñas
- Al conducir un vehículo mantener las dos manos en el volante.
- La mejor manera de descarga tensión es realizar alguna actividad manual que permita distraer la necesidad.
- Al leer un libro, periódico o revista lo mejor es mantener ambas manos sujetando el material de lectura o tener una de las manos fijas en el papel, haciendo presión.
- Al escuchar hablar a alguien, las manos pueden ir inconscientemente a la boca. Para evitar dicha acción, colocarlas en los bolsillos, jugar con algún objeto o sujetar algún elemento que sirva de distracción.
- Si nada de esto causa efecto porque el impulso es mucho más fuerte, pintar las uñas con esmalte transparente y que contenga sabor amargo. De esta manera, al llevar las uñas a la boca se recordará que mejor evitar esta pica. También se puede utilizar algún ingrediente picante.
- Al sentir ganas de llevar las uñas a la boca, golpear con la yema de los dedos suavemente en la superficie. Este mecanismo las fortalece y les da resistencia.
- Las técnicas de relajación son muy útiles. El yoga, los deportes o entretenerse con algún hobby dan muy buenos resultados. 

Fuentes: http://www.enplenitud.com/ http://es.wikipedia.org

Reacciones:

0 comentarios: