27 agosto 2008

REFORMAS Y SUS ASPECTOS GENERALES

La necesidad de las reformas empieza a ser promovida en América Latina en la década de los años 1980 con el Consenso de Washington. Este se refiere a los temas de ajuste estructural que formaron parte de los programas del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo, durante la crisis de la deuda desatada en agosto de 1982. En ese conclave se concretizo la promoción de las políticas de carácter neoliberal como una respuesta a los problemas económicos y sociales del continente.

Las reformas deben ser hechas para integrar el modelo económico de cada país a las demandas y exigencias del mundo global y neoliberal. Su propósito ha sido crear en los países las condiciones para que los capitales financieros y las empresas multinacionales desplacen hacia ellos sus procesos de producción y coloquen sus productos.

En caso de no producirse las reformas, en teoría, los pases quedan aislados dentro del contexto internacional y las inversiones se colocan en aquellos países que han avanzado en su proceso de reforma.

Para realizar a una reforma, se procede de la siguiente manera:

- La primera etapa: en la cual los países intentan crear un clima de crecimiento económico y se centran en aspectos macroeconómicos, como el crecimiento, reducción de la inflación y el aumento de los gastos sociales.

- La segunda etapa: en la cual se centran aspectos que han sido dejados de lado, como la distribución de las riquezas, el crecimiento de la oferta de empleos y la igualdad social.

Tipos de reformas

Las comisiones económicas de los organismos internacionales, como el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI), y la Agencia Interamericana para el Desarrollo (AID) son las que sugieren en América Latina las líneas de desarrollo que los países han de seguir.

En la mayoría de los casos, estas imposiciones son parte de la política de estos organismos para liberar fondos que ayuden a recuperar las economías de los países en vía de desarrollo o de los países recientemente desarrollados.

Los tipos de reformas que se realizan en los países tienen diferentes ámbitos de aplicación, y estas han sido las siguientes:

- Reformas políticas: Son las más importantes, ya que permiten a los países adecuar sus esquemas institucionales a las necesidades que se presentan. Estas se pueden centrar en la forma en que se maneja el Estado, y que se hagan de una manera más transparente, posibilitando la confianza de los inversionistas.

- Reformas tributarias: Estas se centran en la recaudación de impuestos, y facilitan el desarrollo de los sectores productivos a través de la eliminación y reordenación de los impuestos.

- Reformas arancelarias: El esquema de importaciones es uno de los aspectos de mayor importancia, ya que se pretende facilitar la entrada a los mercados de bienes terminados y materias primas con impuestos bajos.

- Reformas financieras: Se centran en el ordenamiento del sistema bancario de los países, al facilitar las operaciones bancarias y darles mayor transparencia.

- Reformas del sector productivo: Estas tienen como finalidad incentivas el desarrollo de los sectores productivos a través de medidas que eliminen los factores limitantes que enfrentan estos sectores.

De acuerdo con la comisión Económica para América Latina (CEPAL), en los momentos actuales se indica que las reformas deben centrarse en consolidar los modelos de crecimiento económico más que buscar nuevas formas de crecer. Las reformas más socorridas son las económicas, y se conocen como reformas estructurales, ya que su finalidad es modificar la estructura de las economías nacionales, mediante la intervención en áreas claves como inversión extranjera, área fiscal, sistema monetario y financiero, entre otros.

Reacciones:

1 comentarios:

Nehemoth dijo...

Nos van a reformar hasta partirnos la madre.

Uffff estos políticos.