26 junio 2008

INFERTILIDAD, UN MAL QUE NOS PUEDE AFECTAR

La infertilidad o también llamada esterilidad es una condición del sistema reproductivo, por la cual el hombre y/o la mujer no pueden procrear hijos. La infertilidad usualmente se diagnostica después de que la pareja haya intentado concebir por un año sin tener resultados positivos, o si la mujer ha sufrido varios abortos espontáneos. También se clasifica como infertilidad la inhabilidad de salir embarazada o de no poder terminar el tiempo de gestación del feto.

Existen dos tendencias de infertilidad, la primaria y secundaria. En el caso de la primaria, el término es utilizado para describir a una pareja que nunca ha podido lograr un embarazo después de intentarlo durante al menos un año con relaciones sexuales sin precauciones. En el caso de la secundaria el término se utiliza para describir a las parejas que han logrado por lo menos un embarazo previo, pero que no han podido lograr otros.

Las causas de la infertilidad abarcan un amplio rango de factores tanto físicos como emocionales. Aproximadamente el 30 o 40% de todos los casos de infertilidad se deben a diversos factores, en el caso del masculino, se bebe a:

Disminución del conteo de espermatozoides; contaminantes ambientales; deficiencia hormonal; Impotencia; eyaculación retrógrada; etc.

En el caso de los factores femenino, tenemos:

Anomalía en el sistema de transporte de óvulos; desequilibrio hormonal; quistes ováricos; infección pélvica; mala nutrición; problema con la ovulación y tumores.


Signos y exámenes

Es esencial contar con una historia médica completa y un examen físico de ambos miembros de la pareja.

Los exámenes pueden ser:


- Niveles hormonales en la sangre
- Moco cervical para detectar ovulación

- Biopsia del endometrio
- Examen de hormona luteinizante en orina

- Examen pélvico
- Examen poscoital (EPC)
- Análisis de semen, entre otros.


Tratamiento

El tratamiento depende de la causa de la infertilidad y puede consistir en:
- Educación y asesoría.
- Procedimientos médicos, como la fecundación in vitro.
- Medicamentos para tratar infecciones y trastornos de coagulación o promover la ovulación.
- Es importante reconocer y hablar del impacto emocional que la infertilidad tenga en la pareja y buscar orientación profesional de un médico.
- La persona debe consultar con el médico si no puede quedar embarazada.


Prevención

Debido a que la infertilidad tiende a ser causada por enfermedades de transmisión sexual, la práctica de comportamientos sexuales más seguros puede minimizar el riesgo. La gonorrea y la clamidia son las dos causas más frecuentes de infertilidad relacionada con enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Las ETS con frecuencia no tienen síntomas al principio hasta que aparece una enfermedad inflamatoria pélvica o salpingitis. Estas afecciones causan cicatrización de las trompas de Falopio y llevan a una disminución de la fertilidad, a infertilidad absoluta o a un aumento del riesgo de un embarazo ectópico.

Algunas formas de control natal, como los DIU o dispositivos intrauterinos, representan también un mayor riesgo de infertilidad a futuro. Estos dispositivos no se recomiendan para mujeres que no hayan tenido ya un hijo.

Si la persona está pensando en hacerse poner un DIU, debe sopesar cuidadosamente el aumento del riesgo de infertilidad y los beneficios potenciales con su compañero y el médico.


Fuentes
:
www.nlm.nih.gov/medlineplus / www.hispanichealth.org

Reacciones:

0 comentarios: