09 febrero 2007

NÁUSEAS Y VÓMITO

La nausea es la sensación de tener la urgencia de vomitar y/o expulsar de forma forzada el contenidos del estómago hacia arriba, a través del esófago y fuera de la boca. A las nauseas también se les puede llamar; Emesis, vómito o trastorno estomacal.

Generalidades
El cuerpo tiene unas cuantas formas importantes de responder ante una amplia y siempre cambiante variedad de irritantes e invasores. Por ejemplo: El estornudo expulsa los intrusos de la nariz, la tos los de los pulmones y la garganta, la diarrea los del intestinos y el vómito los del estómago.

El vómito es una acción forzada que se realiza por medio de una contracción fuerte y hacia abajo del diafragma. Al mismo tiempo, los músculos abdominales se tensan súbitamente contra un estómago superior relajado con un orificio abierto. Los contenidos del estómago son impulsados hacia arriba y fuera de la boca. En este caso es posible que la persona produzca más saliva de lo normal.
El vómito es un reflejo complejo y coordinado por medio del centro del vómito, el cual esta localizado en el cerebro y responde a señales que provienen de:

- La boca, el estómago y los intestinos.
- El torrente sanguíneo que puede contener medicamentos o infecciones.
- Los sistemas de equilibrio en el oído (mareo).
- El cerebro mismo, incluyendo vistas, olores o incluso pensamientos alterados.

Una variedad sorprendente de estímulos pueden desencadenar el vómito, desde migrañas hasta cálculos renales. Algunas veces, el simple hecho de ver a alguien vomitando hace que se desencadene el vómito en uno, en un esfuerzo del cuerpo por proteger a la persona de una posible exposición al mismo peligro.

El hecho de vomitar es extremadamente común y casi todos los niños vomitarán varias veces durante su infancia. En la mayoría de los casos, se debe a una infección gastrointestinal viral.

Los "buches" o regurgitación suave de los contenidos estomacales hacia arriba y fuera del estómago, algunas veces con un eructo, es un proceso completamente diferente. El hecho de presentarse algo de regurgitación es normal para los bebés y generalmente mejora en forma gradual con el tiempo. Cuando la regurgitación empeora, se podría tratar de la enfermedad del reflujo y se debe comentar con el médico.

La mayor parte del tiempo, las náuseas y el vómito no requieren atención médica urgente. Sin embargo, si los síntomas continúan durante días, si son severos o si la persona no puede retener ningún alimento o líquido, pueden ser signo de una condición más grave.

La deshidratación es la mayor preocupación en la mayoría de los episodios de vómitos y su velocidad depende de la talla de la persona, de la frecuencia de los vómitos y de la presencia o ausencia de diarrea.

Causas comunes
Las siguientes son las posibles causas del vómito generalmente:
- Medicamentos
- Infecciones virales
- Mareo o cinetosis (enfermedad del movimiento)
- Migrañas
- Mareos matutinos durante el embarazo
- Intoxicación por alimentos
- Alergias a los alimentos
- Tumores cerebrales
- Quimioterapia en pacientes con cáncer
- Bulimia
- Alcoholismo

Las posibles causas de los vómitos en bebés (0 a 6 meses) son:
- Estenosis pilórica congénita: una contracción de la válvula de salida del estómago.
- Alergias a los alimentos o intolerancia a la leche.
- Gastroenteritis (infección del tracto digestivo que suele causar vómitos con diarrea).
- Error innato del metabolismo.
- Tamaño inapropiado del orificio del biberón que lleva a una alimentación excesiva.
- Infección, con frecuencia acompañada de fiebre o goteo nasal.
- Ingestión accidental de un fármaco o veneno.

Se debe buscar asistencia médica inmediata o llevar al niño al centro de emergencias si se sospecha que ingirió veneno o fármacos.

Reacciones:

1 comentarios:

Demetrix dijo...

Todos los dias se aprende algo nuevo, sabia que el estornudo y la dierrea son acciones para expulsar cuerpos extraños, pero no lo habia pensado de la tos ni del vomito, aunque tiene logica