11 enero 2007

LA GRIPE

La gripe esa una enfermedad causada por un virus (virus de la influenza) que se traslada de persona a persona a través de la tos, de los estornudos, y de objetos directamente contaminados. Tiene como peculiaridad ser un virus de fácil mutación; de esta forma el virus circulante en una época, probablemente, difiera de la otra, y por tanto, la inmunidad adquirida previamente puede no ser efectiva.

Los síntomas mas frecuentes son, además del quebrantamiento del estado general, escalofríos, fiebre de hasta 40° C, estornudos, tos, dolor de cabeza, molestias musculares, dolor de garganta, entre otros. La fiebre dura generalmente de 3 a 5 días y, si hay complicaciones, la recuperación completa se produce entre una y dos semanas.

MODO DE PREVENCIÓN

Para este virus existe una vacuna preventiva recomendable. Todos los años, la Organización Mundial de la salud recomienda la composición de la vacuna a utilizar en una temporada especifica, en aquellas personas incluidas en los grupos de riesgo, entre los que cabe destacar, fundamentalmente, a personas ancianas, ciertos enfermos, grupos que puedan transmitir la enfermedad a personas con riesgos y aquellos que trabajen en ciertos servicios públicos.

La gripe debe seguir siempre su curso, pero se pueden tomar ciertas medidas para aliviar los síntomas, entre las cuales están:

- Enfatizar en el reposo.
- Tomar un analgésico suave para calmar las molestias, siempre y cuando no tenga contraindicaciones.
- Beber agua y jugo en abundancia.

También, es de interés extremas las medidas higiénicas habituales (pañuelos desechables...). Recordar taparse la nariz y boca al momento de estornudar y toser, para evitar contagiar a otras personas.

TRATAMIENTO

No hay ningún medicamento que cure la gripe, de modo que su tratamiento se recude al alivio de los síntomas más comunes, mediante el uso de analgésicos, ingesta de líquidos, etc.

Es necesario recordar que al ser un proceso viral no es eficaz el tratamiento con antibióticos, pudiendo dar lugar, en cambio, a resistencias bacterianas. Los antibióticos solo se deben administrar bajo estricta prescripción médica y para tratar o prevenir las complicaciones, en personas cuyo estado de salud previo asi lo requiera.

Debemos consultar un medico, cuando:

- Si no desaparece la fiebre pese al tratamiento usado.
- Si aparecen dificultades para respirar cuando se este en reposo.
- Si se está incluido en algún grupo donde hayan varias personas contagiadas.
- Si aparece algún síntoma que la experiencia propia no reconozca como de gripe.
- Si no cesa la tos en diez días.

Reacciones:

1 comentarios:

Will dijo...

alien, baja de esa nave espacial y dejate ver