15 septiembre 2006

LA GLÁNDULA TIROIDES

tiroides Originally uploaded by kanulk88.
La glándula tiroides es un órgano ubicado en el cuello, por debajo de la “manzana de Adán” y por arriba del hueso esternón. Tiene forma de mariposa con dos lóbulos laterales unidos por uno medio o istmo.
Normalmente pesa entre 20-25 grs. y es responsable de producir las hormonas tiroideas T3 y T4 que circulan por la sangre hacia todo el cuerpo.
Glándula Tiroides
Las hormonas tiroideas son esenciales para el adecuado funcionamiento de todo el cuerpo. Le indican a los diversos órganos la velocidad con que deben darse los procesos metabólicos. Podríamos decir que la tiroides es como el Director de una Orquesta: logra la armonía entre todos sus miembros, indicándoles el ritmo al que deben funcionar.
La glándula tiroides, a su vez, está regulada por otra glándula llamada hipófisis o pituitaria, quien a su vez tiene control cerebral. La hipófisis mantiene estimulada a la tiroides mediante una hormona llamada TSH (siglas para abreviar, en inglés: “hormona estimulante de la tiroides”). Cuando la tiroides funciona lentamente, la hipófisis aumenta el estímulo enviándole mayores cantidades de TSH. Por el contrario, cuando la tiroides funciona excesivamente, la hipófisis disminuye los niveles de TSH.
Enfermedades Asociadas
Las hormonas tiroideas regulan el metabolismo. Es decir, regulan la velocidad con la cual los diversos procesos en el cuerpo ocurren.
Se pueden dar dos tipos de desórdenes en el metabolismo relacionados con la producción de estas hormonas:
Sobreproducción de la hormona tiroidea (hipertiroidismo) Subproducción de la hormona tiroidea (hipotiroidismo) Muchas enfermedades y condiciones de la tiroides pueden causar estos desbalances en el organismo. Algunas de las más frecuentes son las enfermedades del sistema inmunológico que puede producir anticuerpos contra la glándula tiroides. Otras enfermedades son causadas por tumores (benignos o malignos) por infecciones en la tiroides (tiroiditis) o por falta de yodo en la dieta (bocio).
Se calcula que la mitad de los afectados permanecen sin diagnosticar a pesar de tener los síntomas típicos. Si no son tratadas a tiempo éstas enfermedades pueden causar problemas cardiovasculares, infertilidad, osteoporosis, y daño a los órganos más importantes.
La buena noticia es que el diagnóstico y las opciones de tratamiento hoy en día son bastante buenos. Cuando son tratados adecuadamente, los pacientes con desórdenes de la tiroides pueden llevar una vida normal y activa. Síntomas de Alerta
Si buscamos información en un libro de medicina o en el Internet vamos a encontrar que las listas de síntomas para las enfermedades de la tiroides son tan diversos que es difícil determinar cuales son los síntomas que caracterizan a cada una de estas condiciones. Algunos de los síntomas más comunes son:
Hipertiroidismo Nerviosismo ó irritabilidad
Pérdida de peso
Intolerancia al calor
Sudoración aumentada
Insomnio
Ansiedad
Fatiga
Hipotiroidismo
Lentitud al hablar
Cara y párpados inchados
Calambres en músculos
Caída del cabello
Pérdida de memoria
Estreñimiento
Los síntomas también pueden variar según la edad de la persona. Por ejemplo, en niños, los trastornos tiroideos también pueden afectar el crecimiento y el desarrollo puberal (retraso en el crecimiento, pubertad precoz, pubertad tardía, por ejemplo). También pueden alterar el rendimiento escolar.
Hay que tomar en cuenta que toda persona que pase de los 40 años (en especial las mujeres) deben realizarse un chequeo del funcionamiento de su tiroides cada 5 años o antes si presentan alguno de los síntomas importantes.
En muchas ocasiones, hay mujeres que han sufrido enfermedades tiroideas y han sido dadas de alta, o mujeres que se han realizado estudios tiroideos y han sido normales. Pero, no vuelven a realizarse exámenes creyendo que nunca van a sufrir problemas en esa glándula. Al igual que la mamografía, que la citología vaginal, la evaluación tiroidea debe de realizarse de vez en cuando, para tener total certeza de que la glándula funciona adecuadamente.
La enfermedad tiroidea tiende a ser más subdiagnosticada en mujeres y hombres adultos mayores. Esto por cuanto muchos de los síntomas a esas edades se atribuyen “a la edad”. Así, si una persona mayor está deprimida o se le olvidan fácilmente las cosas, puede pensarse erróneamente que el problema es meramente psiquiátrico.
Quienes sufren de problemas tiroideos, deben tener un control médico periódico, incluyendo la determinación de hormonas tiroideas en sangre.
También es importante que las mujeres que desean concebir o las que están embarazadas se hagan examinar la tiroides puesto que algunas condiciones pueden ser peligrosas para el bebé.
Existen otros síntomas asociados no a un mal funcionamiento de la glándula, sino al efecto del crecimiento de la misma. En el caso de los nódulos tiroideos, puede detectarse una masa o tumoración en el cuello, sensación de cuerpo extraño. Raramente, un tumor maligno tiroideo puede afectar la voz, haciéndola grave.
La tiroides regula el metabolismo y el metabolismo es el termostato del cuerpo y por lo mismo afecta muchos de los aspectos de la salud física. Lo mejor es preguntarle a su médico si los síntomas que siente están directamente relacionados con la tiroides. Exámenes de Diagnóstico
Ultrasonido de tiroides El ultrasonido se ha ubicado, junto con las pruebas de laboratorio, en la prueba más importante para iniciar la evaluación de la glándula tiroides.
Es una prueba indolora, en la cual se utilizan ondas de ultrasonido (no se utiliza radiación), por lo que se puede utilizar a cualquier edad, e incluso en mujeres embarazadas.
El ultrasonido permite evaluar aspectos tan diversos como:
1. Ubicación de la glándula. 2. Tamaño. 3. Relación con estructuras vecinas del cuello: arterias carótidas, tráquea, etc. 4. Características del parénquima (tejido) tiroideo. 5. Características del flujo sanguíneo tiroideo (doppler) 6. Presencia o no de lesiones nodulares, quísticas o mixtas. 7. Presencia o no de adenopatías (ganglios) en cuello. 8. Otras caraterísticas.
La gammagrafía tiroidea Para realizar la gammagrafía de tiroides, se utiliza una dosis baja de medio radioactivo que es captado por la tiroides. De esa forma, es posible obtener una imagen de la glándula. El estudio puede indicar si la glándula toma el medio radioactivo en forma uniforme o no. También puede indicar si la glándula torma el medio radioactivo en forma normal, si no lo toma del todo o muy escasamente, o si lo toma en forma muy intensa. También puede indicar si existe algún nódulo que se comporte en forma diferente al resto de la glándula. Otro dato que puede brindar el gamma es la ubicación, forma y tamaño de la glándula.

Reacciones:

2 comentarios:

principemestizo dijo...

inetresante el post

Mich dijo...

Mira muchacho tu no sabes que soy HIPOCONDRIACA!!! ya me creo que tengo hipo e hiper tiroidismo, leete un post sobre Hipocondria que teno en mi Blog , en como de Junio!!!!