10 mayo 2006

¿POR QUÉ SE RECETAN SUPOSITORIOS?


Los supositorios ofrecen una alternativa eficaz a los métodos tradicionales de administrar un medicamento: por la boca, en forma de pastillas, jarabe o disoluciones; por inhalación, en forma de pulverizaciones, y por inyección. Existen muchas razones por las que el médico suele usarlos. El motivo más obvio es para tratar enfermedades o lesiones en el recto y el ano. Los supositorios, además, son recomendables en los casos en los que el fármaco en forma de tableta puede ocasionar irritación gástrica u otras alteraciones digestivas, o cuando el mal que se está tratando provoca vómitos continuos. Por último, los medicamentos administrados de esta forma se absorben hacia la circulación sanguínea más lentamente que por la boca, lo que resulta beneficioso en la cura de ciertos males.

Reacciones:

1 comentarios:

matias dijo...

siempre que hay para hacer una limpieza del estomago. me hice esto hace algunas semanas porque tengo estreñimiento.. pero nada resulto