09 diciembre 2005

LA FORMA CORRECTA DE ASISTIR AL GIMNASIO

Cuando somos novatos en este estilo de vida, muchas veces no poseemos una idea clara de lo que realmente necesitamos para ir al gimnasio; y en otras ocasiones a pesar de tener ya un tiempo en el ámbito del deporte de los hierros, es muy común que aún algunos aspectos básicos que debemos efectuar para asistir al gimnasio sean pasados por alto.

Estos puntos básicamente se basan en el atuendo adecuado para asistir a un gimnasio, que van más allá de una simple moda, a ser realmente parte importante de los requerimientos básicos para ir a entrenar. Esto esta basado principalmente porque al llevar lo que realmente necesitamos al gimnasio podremos rendir más, estar más cómodos, evitar lesiones y respetar a los demás.

Comencemos con un aspecto que nada tiene que ver con la vestimenta o apariencia correcta en un gimnasio, sin embargo este aspecto que les voy a mencionar hará la diferencia la mayoría de las veces entre un entrenamiento a medias, y un entrenamiento de alto rendimiento. Este aspecto tan importante es nuestra buena amiga, la mente.

La concentración.
Este aspecto juega un papel eminente importante una vez que se esta en el gimnasio y se tiene que comenzar con una rutina de alta exigencia, que nos causara un cansancio extremo y que hará que sintamos como poco a poco nuestros músculos se van a ir agotando, todo con un solo propósito: lograr el anhelado incremento que nos permitirá lucir músculos más grandes y en consecuencia un cuerpo más fuerte y con menos tejido grasoso.

Lo anterior se ve de maravilla, pero; ¿qué pasa si el día que nos dirigimos al gimnasio estamos muy cansado? De acuerdo, puedes no ir al gimnasio ese día, o incluso realizar tu entrenamiento a medias pero... también tendrás ganancias a medias.

¿Cómo combatir esto?, recuerda que los campeones son los que tienen más fuerza de voluntad, así que nunca pienses ni mucho menos menciones frases como, “que flojera, hoy no puedo”; esto se llama retroalimentación negativa y hará que realmente no puedas. En vez de eso piensa como con cada entrenamiento ejecutado de manera correcta te acercaras más a tu objetivo, antes de ingresar al gimnasio de manera desganada inhala y exhala rápidamente buscando la activación de tu sistema nervioso, esto funciona de las mil maravillas, pruébalo. Recuerda que si crees que no puedes, realmente no podrás, en cambio si te convences a ti mismo de lo poderoso que eres y de cómo tu disciplina te hará alcanzar objetivos increíbles, serás el hombre que domine a la mente y el resto será cosa de niños.
El Atuendo Adecuado
Entrando en cuestiones ya más materiales, podemos imaginar que la ropa adecuada para ir al gimnasio es una ropa cómoda, limpia y fresca; y ¿qué crees?, tienes toda la razón. Sin embargo en la actualidad es muy común ver a las personas en los gimnasios disfrazadas de robots. Eso es lo que me imagino cuando veo a las personas envueltas en sus trajes sauna, chalecos o fajas de neopreno y ya los menos adinerados con bolsas de nylon alrededor de sus prominentes barrigas. Con todo respeto y sin ánimo de ofender a nadie, pero eso es de las cosas más ridículas que su entrenador puede ver. Y no me deja de sorprender el hecho de que las personas aún asocien sudor con perdida de grasa.

Pero bueno, todo lo anterior es solo para llegar a un conclusión: los trajecitos estos no sirven para nada, lo único que hacen es deshidratar a la persona que los usa, en consecuencia afecta su rendimiento, además de catabolizar la zona cubierta con el material sintético; y por si esto no fuera suficiente, también te puede hacer contraer infecciones debido a el uso continuo de estos materiales y que generalmente no son lavados todos los días.

Así pues, es necesario mencionar que ir a entrenar con ropa apretada y botas vaqueras tampoco son una buena opción, debido a que a consecuencia de la constante fricción de las articulaciones por la ejecución de los ejercicios, es muy probable que nos causemos quemaduras que son conocidas coloquialmente como rozaduras, y ampollas en el caso de cuando se entrena con zapatos de cuero. Tampoco es buena idea ir al entrenamiento en chanclas ya que podríamos resbalarnos y sufrir un accidente, así como estar totalmente desprotegidos ante cualquier caída de un disco o mancuerna que pudiera resbalarse en el pie.

Entonces, ¿cómo debo ir vestido al gimnasio?, la respuesta es muy sencilla, puedes ir al gimnasio con una camisa fresca de algodón, un pants del mismo material o en su defecto una bermuda, short o mayas de licra, un simple short de algodón lo hace también de maravilla, tenis cómodos y calcetas limpias. No es necesario que asistas al gimnasio con ropa deportiva de marca, sin embargo si tu presupuesto te lo permite, tampoco es algo que este restringido. A todo lo anterior es importante añadirle un aspecto muy importante: ve con ropa limpia.

Los guantes
En lo que se refiere a los guantes y straps es importante mencionar que no es que los usemos porque se vean bonitos, sino que lo hacemos por seguridad personal. Imagina que no los usas, y estas en una tarde de verano húmeda realizando tus series decrecivas de press de pecho, el sudor es tal que la barra se te resbala y lo menor que te puede pasar es un buen susto, piénsalo un poco, usa guantes.

Otra razón importante para usar guantes es para evadir las famosas ampollas que posteriormente se convierten en callos, los cuales por experiencia personal te tengo que decir que son muy dolorosos. Así que en conclusión utiliza guantes o straps, esto te evitara lesiones muy graves, te permitirá tener un mejor agarre y en consecuencia una mejor técnica de ejecución y además de todo esto, te olvidarás de los callos.

La toalla
¿A quién no le a tocado vivir esta desagradable situación?, la experiencia de llegar a una máquina o banco, incluso a algún aparato cardiovascular y encontrarlo impregnado del sudor de otra persona es realmente desagradable y antihigiénico. Yo estoy seguro que a ti no te agradaría acostarte en el sudor de otra persona, haz tu parte, y utiliza una toalla para secar el sudor de los aparatos que utilices, así no tendrás ningún problema con nadie, y nadie pensara que eres un cochino, además de todo esto uno trabaja mejor en un ambiente limpio y armonioso en donde se siente a gusto.

Lleva tu agua o dinero para comprarla
Muchas personas asisten al gimnasio y en su mochila con sus guantes, cinturón, etc; sin tener una sola gota de agua. Recuerda que durante el entrenamiento es importante que repongas los fluidos y minerales que pierdes al sudar, esto aparte que te mantendrá concentrado y evitara que te marees, también hará que tu rendimiento se mantenga constante durante toda tu sesión de entrenamiento. Dependiendo de lo que tu programa integral contenga, durante tu entrenamiento deberías ingerir al menos un litro de agua y/o alguna bebida rehidratante.

Cero Chismoteos y Charlas
Quizá no es un subtitulo muy simpático el que le he puesto a estas líneas, sin embargo conlleva una gran verdad; cuando vas al gimnasio se espera que asistas a entrenar y no a realizar actividades de índole social. Esto además de ser muy molesto y te aleja de tus objetivos al ir al gimnasio, significa una falta de respeto para las personas que se encuentran en el inmueble contigo en esos momentos, ya que si te pones a platicar de lo bien que te la pasaste en las fiestas de fin de año mientras utilizar la zona de sentadilla, atrasarás el entrenamiento de alguien que espera que termines de utilizar esa zona. Es solo por respeto a tus semejantes, ya que ¿te gustaría que alguien te lo hiciera en un día que tienes el tiempo medido?

Si te duchas en el gimnasio, lleva chancletas
Si eres un persona muy higiénica y después de realizar tu rutina de pesas y aeróbica de manera titánica necesitas darte un duchazo, no olvides llevar chanclas mientras te duchas, ya que el ambiente húmedo de las regaderas es el lugar favorito de las bacterias que suelen infectar al cuerpo; esto nos traería como una de las consecuencias más comunes el pie de atleta u hongos en los pies.

Resumiendo
En resumen, en este artículo nos hemos podido dar cuenta de lo importante que son esos pequeños detalles, cuando pensamos asistir o ya estamos asistiendo a las instalaciones de un gimnasio. Todo lo anterior nos evitara lesiones, nos hará entrenar más a gusto, nos hará rendir mejor y nos permitirá estar en armonía con el resto de los socios del gimnasio. Así que te dejo con unos pequeños tips que te ayudarán a entrenar mejor.

· Cuando llegues al gimnasio, piensa en lo bien que te sientes, en como haz ido alcanzando tus objetivos y en que agradable será vencer al reto un día más.

· Ya entrenando, imagina como tus músculos van creciendo mientras entrenas como es debido, realizando la técnica y la intensidad correcta. Esta técnica es algo que el mismo Arnold utilizo en sus épocas de culturista, y que hoy en día es utilizada por numerosos deportistas. Visualiza tu objetivo, alcánzalo y véncelo!

· Asiste con ropa cómoda a entrenar, y recuerda que cómoda no tiene nada que ver con cara.

· Usa guantes, si valoras tus pies, manos y cuello, úsalos, créeme te evitaran muchos sustos.

· Lleva una toalla y agua al gimnasio. Recuerda que a nadie le gusta vivir en un lugar sucio, ni trabajar en una oficina desarreglada, el gimnasio no es la diferencia.

· Entrena como un campeón si quieres alcanzar tus metas, no platiques, focaliza porque estas en el gimnasio, hay lugares para todo, incluso para las relaciones publicas, pero la sala de pesas y de aparatos cardiovasculares no es uno de ellos.

· Siempre actúa en correspondencia a como te gustaría ser tratado y reconocido, tu actitud en el gimnasio, dice mucho de tu actitud ante la vida.

Motívate con cualquier cosa que sepas que te activa, una foto, una imagen, una canción. La música es un aspecto muy importante en nuestras vidas y si hay alguna que te active para entrenar, escúchala, pídele al encargado que te ponga el CD, o si puedes y tienes un reproductor de MP3 no esta prohibido que lo uses.

Después de todo cualquier cosa que te active y que no tenga que ver con substancias prohibidas puede ser utilizado, en mi caso particular nada como una buena música electrónica para activarme, aunque hay otros que con salsa o música pesada (rock, metal) se ponen las pilas, para esto no hay reglas y en gustos se rompen géneros.

Reacciones:

1 comentarios:

Kandy dijo...

Siempre he pensado que hacer ejercicio requiere supervisión profesional sobre todo, para evitar lesiones y/o efectos secundarios...